);

Enseña a tu perro (a coger y) a soltar objetos

//Enseña a tu perro (a coger y) a soltar objetos

Enseña a tu perro (a coger y) a soltar objetos

A muchos nos gusta jugar con pelotas o mordedores con nuestros perros, pero no siempre encontramos la estrategia con la que ofrecer un aprendizaje divertido: a veces, la estructura del juego no es la más adecuada, y otras muchas surgen dificultades para que el perro muerda el juguete, “luche” por él o lo traiga y lo suelte cuando se lo pedimos.

Sin embargo, el juego es imprescindible, porque genera un vínculo fuerte con nuestros colegas peludos y nos permite conseguir nuevos reforzadores para su aprendizaje: en especial, en aquellas sesiones en las que buscamos conductas de activación o un alto nivel de motivación. Por todo esto, ¡vamos a explicarte todo lo que necesitas para que el juego forme parte de vuestra vida en común!

Algunas cuestiones para tener en cuenta:

  • Los juegos que conducen a la captura (coger, traer y soltar) están muy asociados a los comportamientos instintivos de caza, por lo que dependerán mucho de la raza o la predisposición genética de tu perro; aun así, a nivel “casero” se pueden canalizar con relativa facilidad.
  • Como suele ocurrir con muchas otras conductas caninas, la predisposición genética de nuestros perros hará que estos puedan sentir preferencia por alguna de las fases de la caza: un perro de presa, por ejemplo, suele tener preferencia por los juegos donde se potencia la presa, como el mordedor.
  • Los juegos de captura —igual que aquellos de presa con un motivador y muchos otros— nos permiten obtener un mayor repertorio de reforzadores muy potentes y útiles para el adiestramiento en obediencia.
  • En perros poco entrenados, usar el juego como refuerzo para generar conductas nuevas puede ser más complicado; por lo general, es recomendable comenzar con comida y progresivamente pasar al juego como refuerzo
  • El perro hereda del lobo la necesidad de cazar: se trata de una necesidad tan grande, que saciar este instinto es superior a la motivación que sienten por alimentarse; esta es la razón por la que es una herramienta increíblemente efectiva como reforzar de conductas de alta intensidad

#1. Enseñar al perro a morder/apresar objetos

Si bien, normalmente, la mayoría de los artículos se centran en soltar el objeto, hay muchos perros que no tienen demasiado interés en morder y apresar; de este modo, vamos a empezar con algunos consejos para ellos.

Consejos para los perros que les cuesta morder o apresar:

  • El movimiento y el ruido ayudan a maximizar el interés por los juguetes: las pelotas o juguetes que pitan suelen generar mayor motivación, aunque es posible conseguir algo parecido haciendo nosotros mismos ruidos con la boca mientras movemos el juguete cerca del perro.
  • Prueba con diferentes texturas y durezas. Existen muchísimos juguetes diferentes y no todos son apropiados para todos los perros. Es importante encontrar los que más le gusten.
  • Si nada funciona, sé creativo. Puede que a tu perro le guste morder cosas de papel, podrías probar si muerde una tira de papel higiénico o quizá lanzarle una bola de papel.

La presa ya la tenemos ahora necesitamos que suelte la pelota o el mordedor. Aquí tenéis algunos consejos:

  • Intercambiar el objeto (una pelota, por ejemplo), por comida (por ejemplo, snacks frankfurts)
  • Intercambiando un objeto por otro objeto (otra pelota) del mismo valor.

#2. Enseñar al perro a soltar objetos

Paso 1

Es tan sencillo como ofrecerle una pelota y dejar que juegue unos segundos con ella; a continuación, captamos su atención, le ofrecemos el premio y cogemos la pelota cuando la suelte. Si, aun así, no suelta la pelota, prueba a mover el premio y a lanzarlo, como hemos dicho antes el movimiento aumenta la motivación por el premio, si el perro suelta la pelota, recógela entrégasela de nuevo y repite el ejercicio.

Hay perros para los que el juguete tiene un valor muy superior a la comida; en estos casos, ofreceremos un juguete del mismo valor, para que no tenga preferencias por uno de los juguetes en concreto. ¿Por qué va a preferir el que tenemos nosotros? Debemos ofrecerlo moviéndolo y animando con nuestra voz y con sonidos: cuando suelte la pelota, le entregaremos la nuestra y así una y otra vez.

Si trabajamos de este modo, el resto de los pasos serán exactamente iguales, pero sustituyendo los premios por otro juguete.

Paso 2

Tras varias repeticiones, podemos añadir la orden —fijémonos en cómo responde el perro: debería soltar la pelota cuando acerquemos la mano con comida; si lo hace, ya ha entendido el ejercicio—. En ese caso, acercaremos la mano, agregaremos la orden (por ejemplo, suelta) y, cuando suelte, cogeremos la pelota y premiaremos.

Paso 3

Una vez consolidado el paso anterior, empezaremos a dar la orden sin el premio en la mano, pero premiaremos siempre al soltar la pelota. Esta fase no siempre funciona igual, por lo que, si vemos que el perro es reticente a soltar, volveremos a reforzar el paso anterior.

Paso 4

Una vez ha asociado correctamente la orden podremos ir retirando premios paulatinamente. En esta fase, empezaremos a alterar el juego con varios juguetes, comida y a motivarle con palabras y caricias, manteniendo siempre distintos tipos de refuerzos. Si hemos realizado los pasos correctamente, el volver acceso al objeto o juguete debería de ser suficiente para reforzar la conducta de soltar. Hay que entender que un perro que no quieres soltar normalmente es porque cree que de esa forma pierde el juguete, pero si le enseñamos que soltar es parte del juego y que vuelve a poseer el juguete, no tendrá problemas para entregárnoslo.

#3. Cosas para tener en cuenta en los juegos de caza y cobro

Es posible que debas motivar a tu perro si quieres jugar con él y no tiene mucho instinto; en estas situaciones, recuerda que la voz y el movimiento le activan y que tu actitud es muy importante. Del mismo modo, ten presente que jugáis para pasarlo bien ambos, y que siempre habrá actividades que le motiven: si no son los juegos de caza con juguetes, puede que sean los de olfato o jugar a perseguiros. ¡No intentes que tu mastín actúe como un pastor belga!

  • Los perros con problemas articulares no deberían practicar o abusar de estos juegos; recuerda siempre que estamos hablando de perros jóvenes o adultos sin problemas aquí. Algunos ejemplos: displasia de codo o cadera, artritis… Tampoco juegues con él después de comida (¡ojo con las torsiones de estómago!)
  • No le quites a la fuerza los juguetes (sobre todo si no ha aprendido el ejercicio) ni se lo escondas; tampoco juegues con él en cualquier espacio, ya que privarle de esta práctica en equis zonas hace que el juego tenga más valor.
  • Si tu perro se excita demasiado, puede “cazar” tu mano, tu ropa o morder otras cosas; si entra en este estado, paramos el juego e ignoramos unos minutos para marcar el límite. Un “no” enérgico e ignorar unos segundos (castigo negativo) es más que suficiente para que lo entiendan.
  • Si percibes signos que consideras de agresión o protección de recursos, enseñar a tu perro este ejercicio puede ser más complicado y deberías acudir a profesionales. En cualquier caso, no le quites el juguete a la fuerza ni le presiones más de la cuenta frente a gruñidos y signos de advertencia.

Por último, recuerda que este es un artículo de iniciación a los juegos de captura; una vez tu perro o perra haya comprendido cómo funcionan los ejercicios, podrás ir puliendo su ejecución, pero no busques un “cobro perfecto” (dejarte la pelota en la mano sentado delante de ti, por ejemplo) cuando tu colega todavía no entiende que tiene que soltar el juguete para que el juego continúe.

Vídeos prácticos para trabajar estos ejercicios

Consejos básicos para enseñar a a tu perro a coger objetos:

Enseña a tu perro a recoger objetos del suelo:

By | 2018-10-04T11:33:22+00:00 octubre 4th, 2018|Juegos para perros|0 Comments

About the Author:

32. Escribo, practico kendo y llevo una década trabajando en marketing. ¡Ahora pego un salto hacia el mundo de los perros gracias a Dog'N'Roll!

Leave A Comment