También puede interesarte este artículo: Propiocepción para perros: qué es, beneficios y ejercicios

Mejorar la seguridad en sí mismo, adquirir un mayor conocimiento de su cuerpo y, sobre todo, superar diferentes miedos: esto es lo que conseguimos al trabajar la propiocepción en perros. Así que hoy queremos contarte más al detalle qué es esto de la propiocepción y diferentes ejercicios de propiocepción para perros que tú y tu colega podéis empezar a practicar en casa.

¡Pero mucho ojo! Cuando aprendas de qué va el tema y empecéis a practicar, tanto tú como tu perro os lo pasaréis tan bien que querréis cada vez más y más ejercicios para seguir superando retos. ¡Ya lo verás!

¿Qué es la propiocepción?

Empecemos por el principio: la propiocepción es “la conciencia de lo propio”, un sentido que envía información desde las articulaciones al cerebro y nos permite actuar con movimientos precisos. Espera… ¿Has dicho que la propiocepción es un sentido? Sí, seguro que ahora estás haciendo memoria y preguntándote si los sentidos no son solo 5: tacto, visión, oído, gusto y olfato. Y así es, solo que esos 5 sentidos son sentidos de exterocepción, es decir, sirven para recabar información de lo que pasa fuera de nuestro cuerpo.

¡Apúntate al movimiento Dog'N'Roll!

Recibirás recursos y consejos gratuitos de educación canina en tu correo.

En cambio, la propiocepción es un sentido de interocepción: consigue información de lo que sucede dentro de nuestro cuerpo a través de diferentes receptores. En los perros sucede exactamente lo mismo, y por este motivo los ejercicios de propiocepción para perros son perfeectos para mejorar el conocimiento de su propio cuerpo.

Ejercicios de propiocepción para perros

Quizá ahora mismo estés pensando que realizar estos ejercicios en casa debe ser muy complejo o que necesitarás material caro, ¿verdad? ¡Pues para nada! El objetivo de los ejercicios de propiocepción para perros es mejorar su coordinación y su equilibrio, así que puedes usar elementos tan sencillos como:

  • Una colchoneta hinchable con poca presión
  • Una escalera de pie tumbada en el suelo
  • Un balón de pilates
  • Un somier
  • Y muchos más que seguro que te vienen a la cabeza

En este vídeo podéis ver un circuito con diferentes ejercicios de propiocepción para perros, realizado con todo tipo de materiales que seguro que encontráis fácilmente por casa. Podéis practicarlo en formato circuito o, muchísimo mejor, trabajar cada ejercicio por separado. Además de usar objetos, también puedes aprovechar entornos diferentes para trabajar la propiocepción de tu perro. En este vídeo tenéis a Martina paseando con Antonio por una superficie rocosa en la playa.

La perra de la foto es Martina. Martina fue uno de los primeros casos de Conectadogs: una perra muy miedosa con la que se trabajaron ejercicios de propiocepción para que ganase en seguridad superando diferentes obstáculos. Al estar pendiente de cómo caminar por encima de las rocas sin tropezar, Martina puede olvidarse del ambiente y de todo aquello que le provocaba nerviosismo. De esta manera, el entorno pasa a un segundo plano y ella adquiere, poco a poco, conciencia de que no tiene motivos para asustarse. Puedes leer más sobre su historia aquí.

Ten en cuenta que al preparar un ejercicio de propiocepción, estás animando a tu perro a que supere un reto nuevo: caminar por un material blando, pisar superficies nuevas, realizar movimientos a los que no está acostumbrado, usar partes diferentes del cuerpo… Así que no te cortes: ¡pon a prueba tu imaginación y verás cuántas cosas se te ocurren para seguir practicando con tu perro!