);

Momentos cotidianos en los que entrenar el autocontrol con nuestros perros

/, Perro urbano, Salud canina/Momentos cotidianos en los que entrenar el autocontrol con nuestros perros

Momentos cotidianos en los que entrenar el autocontrol con nuestros perros

Entrenar el autocontrol con nuestros perros es muy importante, sobretodo, si nuestro objetivo es tener un perro más adaptado y estable emocionalmente. ¿Por qué? Sencillo. Un perro con autocontrol es capaz de gestionar mejor sus emociones y sus impulsos. De este modo, así como entrenando obediencia podremos tener mayor control del perro y  conseguir que este responda de una forma determinada ante una situación concreta, si entrenamos y potenciamos el autocontrol, el perro aprenderá a autogestionar mejor por sí mismo esas situaciones  respondiendo como se espera sin necesidad de órdenes.

Hoy os proponemos algunas ideas para trabajar el autocontrol con vuestros perros en el día a día:

  1. autocontrol-perrosAl llegar a casa. Espera a que tu perro se calme, antes de saludarle. Si tu perro se pone demasiado nervioso, puedes enséñale a ir a su sitio y premiarle su permanencia allí con un masticable, por ejemplo, o bien encerrarle (lo que se conoce como “time out” o tiempo muerto) uno segundos o minutos en alguna habitación. Es importante no potenciar estados de excitación y reforzar con nuestra atención solo cuando este calmado.
  2. Descondicionar el ritual de salida. Si tu perro se excita mucho a la hora de salir, sería recomendable que practicarais a menudo salir tranquilos de casa. Muchos perros se ponen como locos solo con ver que cogemos las llaves o su correa, ¿verdad? Todos tenemos un ritual particular antes de salir de paseo y el perro lo conoce bien. Para descondicionar el ritual de salida , repetiremos todo el proceso y lo  desharemos sin llegar a salir de casa. Durante algunas semanas y varias veces al día realizaremos este ejercicio hasta que el perro entienda que por mucho que hagamos ciertas cosas no tiene por qué significar que va a salir a pasear.
  3. Salir por las puertas. ¡Ojo! Adelanto que este ejercicio nada tiene que ver con la dominancia. Al salir por cualquier puerta, es muy recomendable practicar esas salidas de forma controlada y tranquila, sin atropellos ni tirones. El ejercicio es muy simple, consiste en abrir la puerta, y si el perro intenta salir volvemos a cerrarla, y repetimos el proceso. El objetivo es que entienda que la puerta está abierta no significa que puede salir, sino que debe esperar. Saldremos cuando la puerta está abierta y el perro espere tranquilamente. Si aun así tenéis problemas para que salga sin pegar un tirón de la correa, poneros delante del perro y salir de espaldas frenando su salida con el cuerpo.
  4. La hora de comer. Enseña a tu perro a esperar para comer con un ejercicio muy sencillo. Pon el plato con su comida en el suelo y si el perro se acerca al plato lo levantas para apártalo de su alcance y repite el proceso hasta que entienda que debe esperar; cuando percibas que lo ha entendido, le confirmarás con un ¡muy bien! y le invitarás a comer con un gesto. Aumenta poco a poco el tiempo de espera del perro y tu distancia al plato, no tengas prisas y disfruta de estos momentos con tu perro.
  5. Entrega de premios. Este ejercicio es parecido al anterior. Pon un premio en tu mano y acércala al perro, si este intenta cogerlo cierras la mano y la mantienes cerrada mientras mantenga su interés en el premio, cuando pare, abres la mano de nuevo y repites el proceso. Llegará un momento en el que el perro mirara el premio pero no intentara cogerlo y entonces le confirmas con un ¡muy bien! y le entregas el premio. Puedes complicar un poco el ejercicio esperando a que te mire antes de entregarle el premio, de esta forma estarías premiando también que el perro te mire para buscar la confirmación.
  6. Durante el paseo. Aprender a no tirar de la correa, es en sí un ejercicio donde es muy importante el autocontrol. En esencia consiste en hacerle entender al perro que tirar significa parar, no avanzara si tira de la correa y que no hacerlo (no tirar de la correa) significa avanzar y conseguir llegar a cosas apetecibles, olores, personas, perros, etcétera

Estas son solo algunas de las situaciones que a diario ocurren y que son excelentes oportunidades para potenciar la calma y el autocontrol. Esperamos que os sirvan, hasta pronto y ahora no hay excusas que valgan, ¿eh? ¡a entrenar! Por supuesto, estaremos encantados de ampliar esta lista con todo tipo de ejercicios que nos hagáis llegar, ¡y, de paso, os dejamos un vídeo de un golden retriever que todavía tiene que entrenar bastante autocontrol!

By | 2018-12-13T12:23:05+00:00 diciembre 13th, 2018|Educación canina y adiestramiento, Perro urbano, Salud canina|0 Comments

About the Author:

32. Escribo, practico kendo y llevo una década trabajando en marketing. ¡Ahora pego un salto hacia el mundo de los perros gracias a Dog'N'Roll!

Leave A Comment