FAQ – Preguntas frecuentes sobre educación canina

Esta sección recoge preguntas y dudas frecuentas que nos han planteado muchos/as clientes/as a lo largo de nuestra actividad como educadores caninos. Si no encuentras lo que estás buscando, ¡escríbenos en el formulario de contacto, llámanos o envíanos un whatsapp al 663708780! Lo que te venga mejor.

Preguntas frecuentes que nos han hecho
¿Cuánto cuesta adiestrar a un perro? 
¿Por qué el adiestramiento de perros no es gratis?
Pero ¿hay clases gratis para perros?
¿Cuál es la diferencia entre adiestrar y educar a mi perro?
¿A qué edad se puede empezar a educar un perro?
¿Cómo puedo adiestrar a un cachorro?
¿Cómo adiestrar a un perro?
¿Cómo educo a mi perro?
¿Por qué ladra mi perro?
¿Qué puedo hacer para que mi perro no ladre a las personas?
¿Cómo puedo enseñar a un cachorro a no ladrar?
¿Por qué mi perro me gruñe?
¿Por qué mi perro quiere morder a otros perros?
¿Cómo puedo enseñar a un cachorro a hacer pipi o caca?
¿Cómo educar a un pitbull, pastor alemán, border collie, etcétera?
¿Dónde llevar al perro para que lo eduquen y no muerda?
¿Por qué mi perro me gruñe?
¿Por qué mi perro no para de morder?
¿Son legales los collares de pinchos, ahorque o el collar eléctrico para perros?
¿Cómo enseñar al perro a coger objetos?
¿Por qué mi perro destroza todo cuando está solo?
¿La ansiedad por separación requiere de tratamiento farmacológico?
¿Qué puedo hacer para que mi perro no muerde los muebles?
¿Cómo puedo corregir a mi perro?
¿Dónde enseñar agility a tu perro?
¿Cuál es la edad máxima para entrenar a un [raza de perro]?
¿Dónde puedo hacer cursos para educar perros?
¿Dónde puedo comprar clicker para perros?
¿Qué pienso compro o qué le doy de comer a mi perro?

¿Cuánto cuesta adiestrar a un perro?

Adiestrar a un perro, es decir, enseñarle una obediencia básica y avanzada tiene un coste variable dependiendo de los objetivos y del perro. Sin embargo, por regla general, planteamos 6 sesiones/clases para trabajar con los guías la obediencia básica y otras 6 sesiones/clases para la obediencia avanzada. En total, estaríamos hablando de 300,00 € por cada bloque de obediencia, pudiendo ajustar el precio si los propietarios están convencidos de que desean realizar un adiestramiento en obediencia integral.

¿Por qué el adiestramiento de perros no es gratis?

A veces, en Dog’N’Roll o en otros espacios puedes encontrar clases o iniciación gratuita a la educación canina. Sin embargo, como cualquier empleo de valor, el adiestramiento y la educación canina requieren de una formación (continua, además) y de una dedicación que hace que sea necesario cobrar para poder seguir dedicándonos a nuestra pasión. En resumen: ¡no es gratis, porque vivimos de esto y tenemos mucho vicio por comer cada día! 😉

Pero ¿hay clases gratis para perros?

A veces, hay clases gratis para perros, claro que sí: primeras sesiones promocionales, cursos que algunos educadores/adiestradores planteamos con una función de sensibilización o educación ambiental o un apoyo social a alguna causa (por ejemplo, mejorar la convivencia entre perros y personas en un barrio con conflictos vecinales). Sin embargo, la educación canina tiene un coste se asemeja al de cualquier otro profesional reconocido.

¿Cuál es la diferencia entre adiestrar y educar a mi perro?

La educación canina implica trabajar situaciones cotidianas de convivencia con tu perro (cuándo tienen que jugar y cuándo descansar, no saltar a los invitados, no ladrar con exigencia o subirse al sofá), mientras que el adiestramiento implica habilidades concretas y útiles para su día a día que “viven” en el perro de forma natural: quedarse quieto, sentarse, venir cuando se le llama, coger y soltar objetos, etcétera.

¿A qué edad se puede empezar a educar un perro?

A partir de los 2 meses podemos comenzar a estimular a nuestros cachorros y a realizar una educación y un adiestramiento sin presiones (piensa que los cachorros no tienen apenas control de sus esfínteres ni pueden concentrarse durante mucho tiempo). Entre los 4 y los 6 meses, en cambio, los perros son como esponjas y lo absorben todo: este es el mejor momento para reforzar y dedicar mucho tiempo, pudiendo tener a un perro bien educado al llegar a su primer año de vida.

¿Cómo puedo adiestrar a un cachorro?

El trabajo de obediencia (adiestramiento) debería empezar a realizarse a partir de los cuatro meses de edad, por lo que, a edades más tempranas, lo mejor es que empecemos a estimular la memoria muscular del perro y a iniciar ejercicios sin criterios de exigencia. ¿Cómo puedes adiestrar a un cachorro? Leyendo mucho, o hablando con nosotros, y preparándote para todo lo que viene a partir de los cuatro o cinco meses: a menudo, tenemos criterios demasiado altos los primeros meses del bebé (porque un cachorro es un bebé, ¡ya lo sabes!).

Con el párrafo anterior, no obstante, en ningún caso queremos decir que no puedas trabajar con y sin profesionales de la educación canina un montón de cosas con tu cachorro que serán utilísimas en ese momento de su vida y a lo largo de toda su trayectoria vital, pero sí que rebajes un poquito las expectativas y disfrutes de los primeros meses de esta aventura. Tenemos muchas preguntas frecuentes del estilo “¿por qué mi cachorro no obedece?”, “¿cómo puedo enseñar a pasear a un cachorro?” o “¿por qué mi perro se porta mal en casa?” que están muy en esta línea. Te recomendamos un poco más de control y armarte de paciencia: un cachorro es un cachorro.

¿Cómo adiestrar a un perro?

Para adiestrar a un perro, necesitarás conocer los principios del condicionamiento clásico y el condicionamiento operante y aplicar una metodología de refuerzos refuerzos fijos y variables (de razón, de intervalo, de duración…). Adiestrar a un perro en obediencia es dar forma y estructurar a una serie de habilidades útiles (intrínsecas en el perro y que puede realizar de forma natural, si lo desea) con el objetivo de tener una mejor relación, comunicación y vínculo entre tu perro y tú (como guía, o referente) y ofrecer más recursos para su vida.

Requiere tiempo, paciencia y asimilar que puede haber momentos de estrés y frustración, pero cuando empieces a saber de qué va la cosa, entenderás que el estrés, en su justa medida, incita a todos los seres a seguir haciendo cosas, y te va a molar. Ya verás. 😉

¿Cómo educo a mi perro?

A diferencia de lo que suele decirse a veces, educar a tu perro es un proceso activo que durará toda la vida (como si tuviéramos eternos niños peludos de dos años en casa). Educar es enseñar a tu perro todo lo que puede hacer en cualquier contexto de su vida, qué puede esperar de ti y qué limites no puede cruzar (sea porque tú no se lo permitas, como guía, sea porque él ha aprendido que tiene que hacer uso de su propio autocontrol para no traspasar equis límites). Educar al perro va desde ser estrictos en lo que queremos (que no suba al sofá, que duerma en su transportín, que no mendigue comida) a ofrecer alternativas útiles (ofrecerle distintos espacios de descanso, positivizar y acostumbrar al transportín, enriquecer su ambiente y darle un menú variado que incluya huesos recreativos y masticables).

¿Por qué ladra mi perro?

En primer lugar, un perro ladra para comunicarse, pero también pueden hacerlo por miedo, para incitar al juego o porque, aun sin saberlo, el guía ha reforzado esa conducta. Los perros también ladran por dolor, frustración, ansiedad o estrés; ladran para guardar espacios, por instintos relacionados con la caza y por mucho más. Si tu perro ladra (mucho) y no sabes porqué, lo mejor es que consultes a un profesional para que pueda valorar la situación in situ y ofrecerte un diagnóstico y plantear cómo puedes modificar esa conducta.

¿Qué puedo hacer para que mi perro no ladre a las personas?

Ante esta situación, te recomendamos que te plantees una sesión de evaluación de esa conducta con Dog’N’Roll o con otros educadores caninos, pues el ladrido puede tener múltiples causas y será siempre necesario diagnosticar su origen y poder analizar la sintomatología del problema. Desconfía de supuestos/as profesionales que te ofrezcan soluciones mágicas o que te planteen, simplemente, inhibir la conducta del ladrido (con un collar de impulsos, por ejemplo) sin atender a los procesos cognitivos de tu colega peludo.

¿Cómo puedo enseñar a un cachorro a no ladrar?

En algunos cachorros, el ladrido resulta excesivo y sin darnos cuenta reforzamos conductas que no deberíamos. Por ejemplo, si notamos que el cachorro ladra para llamar nuestra atención de forma continua, debemos aprender a ignorar sus demandas de atención para que no conecte el “ladrido” con el “me hacen casos y consigo lo que quería”. Si ese ladrido es excesivo, también podemos coger cierta distancia e incluso evitar todo contacto visual. Aparte, premiaremos siempre las situaciones de calma e ignoraremos el resto (no, no castigaremos esas conductas por varias razones: entre ellas, porque hay perros que pueden tomarlo como un refuerzo —no me hacen caso como quería, pero me hacen caso— y porque, aunque consigamos inhibir, vamos a hacer que nuestro vínculo se resienta). Por último, enseñar al cachorro a ladrar (sí, has leído bien) también ayudará a que ladre menos, pues se hará más consciente del ladrido, pero esto es un poquito más largo de explicar…

¿Por qué mi perro me gruñe?

El gruñido es una herramienta comunicativa del perro y, en la mayoría de los casos, no debemos entenderla como un reto, sino como un método que tiene el animal para comunicarnos que está incómodo o inseguro, por ejemplo. O sea, que debes tener presente que un gruñido es lo contrario a una agresión (es poner las bases para no llegar a esa agresión: los seres humanos también tenemos muchas formas de hacer esto, desde la risa nerviosa, a la confrontación o la evitación, ¿verdad?) y que no debe ser sinónimo de un castigo, porque podríamos inhibir la conducta de gruñido, con lo que el perro escalaría al siguiente nivel y omitiría el gruñido en sí. Sin embargo, el gruñido también supone la muestra de una incomodidad ante una situación, persona, animal o contexto y deberíamos valorar qué podemos hacer para resolver esta situación y mejorar la convivencia.

¿Por qué mi perro quiere morder a otros perros?

Hay dos grandes “motores” que llevan a un perro a la agresividad: el miedo y la frustración y, dependiendo del grado (no es lo mismo inseguridad que miedo ni una agresividad patológica de una reactividad dirigida a animales concretos que la agresividad pura, impredecible y dirigida a cualquier cosa, por ejemplo), será más sencilla o más compleja de corregir. En cualquier caso, es muy importante no restarle importancia pese al tamaño de nuestros perros (pues un perro agresivo, pueda hacer más o menos daño), puesto que la agresión es síntoma de un problema más grave.

¿Cómo puedo como enseñar a un cachorro hacer pipi y caca?

Puedes leer este artículo sobre cómo enseñar al cachorro a hacer sus necesidades. Si necesitas ayuda extra, ¡contacta con nosotros!

¿Cómo educar a un pitbull, pastor alemán, border collie, etcétera?

Muchas personas nos preguntan: «¿Cómo se educa tal raza?». Sin embargo, si bien cada raza tiene sus particularidades y está seleccionado para labores concretas (y cada perro mestizo ¡es único!), la educación canina y el adiestramiento parte de premisas iguales, pues tanto un chihuahua como un mastín llevan en su interior el genoma del lobo y eso lo condiciona todo, ¿sabes?

¿Dónde llevar al perro para que lo eduquen y no muerda?

Esta es una duda común que mezcla cuestiones. Vamos a ver: un perro puede desde avisar y amagar un mordisco a morder mortalmente a otro ser vivo, pero si un perro agrede de forma reiterada, no es una cuestión de educación canina, o sea, de convivencia, sino de un problema más grave y centrado en comportamientos y dinámicas que hay que analizarse en detalle.

¿Por qué mi perro no para de morder?

Estas preguntas son mucho más típicas de lo que parece —sobre todo, por correo electrónico y búsquedas en Internet—. Siempre decimos lo mismo: hay que valorar el caso, pero si un perro no para de morder (es decir, si se ha convertido en un comportamiento habitual e incluso estereotipado) es muy importante concienciarse de que es necesario solucionarlo antes de que se vuelva todavía más peligroso para el entorno y para él mismo. ¿No te parece?

¿Son legales los collares de pinchos, ahorque o el collar eléctrico para perros?

Aunque todavía hay tiendas que comercializan con estas herramientas de castigo, su uso no está permitido legalmente en comunidades como Cataluña o Madrid, entre otras, si bien, aún hoy, depende de la comunidad autónoma. En cualquier caso, hay varias razones por las que deberías contratar a un educador canino (o educadora canina) de confianza antes de optar por una de estas herramientas:

  • Primero, es dañino y hay alternativas respetuosas y justas para nuestros compañeros peludos. Los trabajos basados en el castigo suelen presentarse como opciones “más rápidas”, pero se oculta que, en muchos casos, resultan imprevisibles: hoy, sabemos que un perro no solo es la conducta que muestra, como afirma el conductismo
  • Segundo, con cualquiera de estas herramientas podemos provocar serios problemas físicos (el cuello del perro y la zona cervical es muy sensible en los perros) e, incluso en los mejores casos, hacer que el vínculo con el guía se resienta o afecte a su estado emocional
  • Por último, y sin ninguna intención de incentivar su uso, porque además de ser una herramienta de castigo, hay un análisis técnico profundo relacionado con su uso (cuándo aplicar el castigo, por qué, etcétera), por lo que, la mayoría de guías que optan por pinchos, ahorque o collar eléctrico empeoran gravemente el problema de conducta de su perro.

¿Cómo enseñar al perro a coger objetos?

Puedes leer sobre el instinto de cobro y aprender cómo enseñar a tu perro a coger y soltar objetos en este artículo del blog. Pero bueno, aquí nos tienes también para echarte un cable.

¿Por qué mi perro destroza todo cuando está solo?

Si bien los comportamientos destructivos en ausencia del guía se relacionan con la ansiedad por separación, pueden existir otras razones asociadas o diferentes. En cualquier caso, el perro NUNCA rompe cosas para “vengarse de ti” ni entiende un castigo (o que le riñas) cuando vuelves a casa diez minutos o tres horas más tarde: parece “triste” porque percibe (por tus gestos, tu comportamiento) que estás enfadado/a (aunque no sabe porqué) y hace señales de calma para que dejes de reñirle. 😉 Por supuesto, es uno de los grandes problemas de convivencia humano-perro y te recomendamos que nos contactes para valorar una modificación de conducta y una vida más equilibrada con tu colega.

Mientras tanto, ¡un par de consejos!

  • Si habitúas a tu perro al transportín, puedes dejarle controlado en su interior durante periodos breves de tiempo.
  • Enriquece su ambiente: déjale un KONG con pienso, salchichas o paté, un masticable sencillo, una alfombra olfativa repleta de frankfurts, una licking mat

¿La ansiedad por separación requiere de tratamiento farmacológico?

Es posible. Un buen educador valorará el caso en la sesión de evaluación y contará con un etólogo o un veterinario clínico de confianza que pueda valorar en equipo y recetar medicación si es necesario. Sin embargo, la respuesta es “depende de cada caso” y lo que nunca debemos hacer es limitarnos a tratar el estado de ansiedad del animal, sino diagnosticar, realizar un tratamiento conjunto, si fuera necesario, y modificar esa conducta. Puedes leer más sobre la ansiedad por separación y el miedo a la soledad en este enlace.

¿Qué puedo hacer para que mi perro no muerda los muebles?

Lo mejor que puedes hacer es llamar a un educador o educadora para que evalúe la situación. Mientras tanto, enriquece su ambiente con juguetes interactivos (KONG, alfombra olfativa, huesos y masticables de vez en cuando) y planteate introducir un elemento de descanso y control como el transportín. Parecemos muy pesados con el transportín, pero es que, cuando un perro realiza una acción, se refuerza en esa conducta. ¿Lo mejor? Ofrecer conductas alternativas y evitar que pueda realizar las conductas ya aprendidas, ¿lo pillas?

¿Cómo puedo corregir a mi perro?

La corrección está basada en una tradición puramente conductista del adiestramiento (premio las buenas conductas, castigo las malas conductas). En Dog’N’Roll creemos que la mejor forma de corregir a tu perro es enseñarle/ofrecerle un buen repertorio de conductas y conductas alternativas que sí pueda realizar y, con toda esta mochila encima, establecer límites mediante el control y la supervisión por parte del guía, la enseñanza de dinámicas de autocontrol del propio perro y el ignorar (es decir, la introducción de castigos negativos o no permitir que sucedan) conductas poco funcionales para el perro o el entorno.

Esto no significa que, en una modificación de conducta, no tengamos que aplicar refuerzos negativos y castigos positivos (intentando reducirlos a la mínima expresión y controlar los niveles de estrés y ansiedad del perro para no dañarle/perjudicarle física o psicológicamente) que pueden percibirse, puntualmente, como poco placenteros para el animal en pos de una vida equilibrada y feliz.

¿Dónde enseñar agility a tu perro?

El agility es uno de los deportes caninos más practicados, pues incluye ejercicio y obediencia y resulta una buena alternativa para estimular física y mentalmente a los perros. Por ello, no es complicado encontrar espacios para su aprendizaje y práctica en cualquier ciudad de España: en Barcelona, tenemos el Club d’Agility Ciutat Comtal, el Club d’Agility Baix Llobregat, el Club d’Agility Cornellà y el Centro Canino de Sant Cugat, que también ofrece clases de agility.

¿Cuál es la edad máxima para entrenar a un [raza de perro o perro]?

No hay una edad máxima ni para entrenar en obediencia, ni para educar ni para modificar una conducta. Sin embargo, esto hay que cogerlo y darle matices: un perro anciano no tiene las capacidades cognitivas de un perro joven, por lo que tendrá que trabajar mucho menos tiempo y se cansará mucho antes; por otro lado, un perro que se ha reforzado en conductas con anterioridad (por ejemplo, que lleva mordiendo a otros perros un año entero) necesitará pasar por una serie de fases (de educación, de conductas alternativas o refuerzos operantes alternativas, una fase de extinción de esa conducta con sus respectivos picos…) que serán más difíciles de extinguir cuanto más tiempo se hayan reforzado con anterioridad.

¿Dónde puedo hacer cursos para educar perros?

En Dog’N’Roll, por ahora, solo planteamos cursos y seminarios para propietarios; si es lo que buscas, puedes seguir nuestro calendario de eventos, en el que también informamos de otras actividades formativas de compañeros y compañeras del sector. Sin embargo, si eres profesional, te recomendamos que te mantengas activo/a y revises las formaciones de Natural Gos y El Educadog. Si quieres, simplemente, un curso para empezar a aprender cómo educar a tu perro, tienes una oferta amplísima, pero infórmate siempre de las credenciales del/de la profesional y de su metodología de trabajo para evitar decepcionarte o pagar dinero por algo en lo que no crees.

¿Dónde puedo comprar clicker para perros?

Por ahora, te recomendamos que compres los clickers en Tienda Animal o Amazon. En breve, tendremos opción propia en Dog’N’Roll con múltiples productos: ¡estate atento/a!

¿Qué pienso compro o qué le doy de comer a mi perro?

BARF equilibrado > Pienso de alta calidad. Y todos nosotros (miembros de Dog’N’Roll) le damos pienso a nuestros perros, porque no hemos encontrado el modo todavía de alimentarlos con BARF. Pero no te vamos a decir que el blanco es negro. 😉 En breve, te tendremos opción propia en Dog’N’Roll con múltiples productos: ¡estate atento/a!

Preguntas frecuentes (un poco chungas) sobre educación canina

¿Dónde dejo a mi perro si lo tengo que regalar?

Antes de adoptar a un perro hay que valorar que se trata de un compromiso para 10 o 15 años de tu vida, con y sin pareja, con y sin hijos, con y sin trabajo… En Dog’N’Roll no vamos a juzgarte (ni a ti ni a nadie), pero dejar a un perro en una protectora o una perrera es una verdadera PUTADA. Sin ambages. Si no puedes cuidar a tu perro por la razón que sea, lo mejor es encontrar a una familia que lo adopte y le pueda ofrecer la vida que tú no puedes. Sin embargo, ten presente que siempre hay buenos y malos momentos y, en los malos, no te has planteado deshacerte de otro miembro de tu familia, ¿verdad?

Quiero dejar a mi perro y que me lo devuelvan educado

En Dog’N’Roll podemos plantear residencias caninas educativas en casa sin problemas, pero el trabajo de vínculo entre el guía y el perro (pese a que el perro esté educado y adiestrado en obediencia) solo tú puedes hacerlo. Tú eres el mejor guía y referente para tu perro, por lo que debes tener esto siempre muy presente.